Del lat. rotŭla, f. Mecán. Med. Anat.

Literalmente ruedecilla, por la forma. En mecánica, la pieza que une otras dos y permite que se muevan: rótula de un brazo mecánico. En medicina, el trocisco de que se hacen las píldoras; se aplica a cada uno de los trocitos en que se divide una masa medicinal. En anatomía, el hueso redondo situado en la parte anterior de la rodilla, que permite la articulación de la tibia y el fémur e impide que la pierna se doble hacia adelante (choquezuela). La rótula es el hueso sesamoideo pequeño y de forma lenticular encajado en el tendón rotuliano en la cara anterior de la rodilla. La rótula protege anteriormente la articulación de la rodilla y mejora la palanca de los músculos extensores de la rodilla hasta en un 50 por ciento. También aumenta el área de contacto entre el tendón rotuliano y el fémur, lo cual reduce la tensión mecánica de la articulación femororrotuliana. La rótula está poco nutrida y protegida, y, por consiguiente, es propensa a las lesiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.