Del lat. salīva, f. Fisiol.

Líquido claro segregado por las glándulas salivares, sublinguales, submaxilares y parótidas, que actúa en la masticación y elaboración del bolo alimenticio. La saliva es un líquido alcalino, transparente y viscoso que contiene agua, sales, mucina (una glucoproteína), inmunoglobulinas (ver inmunoglobulina A salival) y enzimas (por ejemplo, amilasa salival). La saliva impide que se seque la cavidad bucal, actúa como lubricante para el paso de la comida al esófago e inicia la digestión del almidón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.