Geol.

La distancia que hay entre un bloque y otro de la corteza terrestre en una falla o fractura del terreno.