Se define como la resistencia de los miembros de la comunidad a la invasión y diseminación de un agente infeccioso que constituya una amenaza para la salud pública: resultado de enfermería recogido en la Nursing Outcomes Classification (NOC).