Se dice del concepto de que el ciudadano de la salud requiere de una perspectiva del individuo como un sistema integrado, en vez de como una o más partes separadas.