La sangre, por lo general extraída de la arteria pulmonar, que vuelve de todos los tejidos del cuerpo y se ha mezclado en la aurícula derecha del corazón.