Flora Vascular de Andalucía Occidental: Hierbas perennes. Hojas frecuentemente en roseta basal, pinnadas. Inflorescencia capituliforme, terminal. Flores hermafroditas y femeninas en un mismo capítulo, a veces todas femeninas o todas hermafroditas. Flores sin epicáliz. Receptáculo cóncavo. Cáliz con 4 sépalos. Sin corola. Androceo con numerosos estambres. Ovario con 1-2(-3)carpelos; estilo terminal, estigma peniciliforme. Fruto aquenio o biaquenio,encerrado en un hipantio. Hipantio ovoideo, elíptico o fusiforme en la fructifiación, de sección circular o tetrágona.

 

Flora Iberica: Plantas perennes, más bien herbáceas –aunque de base ± leñosa, la cepa en particular– o pequeños sufrútices. Tallos fértiles anuales, de robustos, ramosos y hojosos a finos, escapiformes y afilos, en general erectos, glabros o con pelos unicelulares o pluricelulares, o de ambas clases a la vez, que a veces son glandulíferos. Hojas alternas, glabras o pelosas, imparipinnadas, con los folíolos opuestos, subopuestos o alternos –sobre todo los basales–, en ocasiones con otros más pequeños intercalados o sobre los peciólulos; las basales, arrosetadas; las de los tallos fértiles, que a veces faltan, esparcidas; folíolos peciolulados, de margen crenado o aserrado, con el diente terminal generalmente más corto que los laterales; pecíolo, en general, con una vaina en la base; estípulas soldadas al pecíolo. Inflorescencias (glomérulos) cimosas, terminales, densas, cilíndricas, ovoides o subglobosas, sentadas o pedunculadas, a menudo dispuestas en panículas ± complejas. Flores apétalas, hermafroditas o unisexuales y en general femeninas –cuando las flores son de los dos tipos, las hermafroditas están normalmente en la base de la inflorescencia y las femeninas en el ápice–, con 1 bráctea y 2 bractéolas, menores o del mismo tamaño que el receptáculo, persistentes, membranáceas y en general pelosas. Receptáculo urceolado (hipanto), seco, acescente. Sépalos 4, caducos, purpúreos o verdosos –a veces, con tintes purpúreos–, de margen blanquecino, en ocasiones con algunos pelos en el ápice; sin calículo. Estambres 0-50, exertos; filamentos filiformes; polen tricolporado o hexacolporado. Carpelos 1-3, libres, encerrados, no soldados al receptáculo; rudimentos seminales 1 por carpelo, erectos; estilos terminales; estigmas peltados o fimbriados, cubiertos de papilas. Fruto en 1-3 aquenios, encerrados en el receptáculo (úrnula), glabro o con pelos diminutos –netamente peloso en algunas especies extraibéricas–, seco, ± elipsoidal, subgloboso, ovoide, piriforme, obovoide u obpiriforme, con 4 costillas ± marcadas, que pueden ser aladas o no, y caras lisas, reticuladas, costadas, crestadas o verrucosas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.