Flora Vascular de Andalucía Occidental: Hierbas perennes, glabras. Hojas palmatipartidas. Flores en umbelas simples, frecuentemente verticiladas, con brácteas. Dientes del cáliz lanceoladas, acrescentes. Pétalos emarginados, blancos o rosados. Fruto subglobosos, con aguijones recurvados. Carpóforo entero. Endospermo plano.

 

Flora Iberica: Hierbas perennes, en otras regiones también bienales, glabras. Rizoma corto y grueso, en ocasiones con cepa bifurcada. Tallos erectos, estriados, sólidos, glabros, sin restos fibrosos en la base. Hojas de palmatilobadas a palmatisectas, pecioladas –en ocasiones subsésiles– y con la base ensanchada. Umbelas compuestas, reunidas en dicasios con aspecto de panícula o cima. Brácteas simples o divididas. Umbélulas capituliformes –sin radios o con radios muy cortos–. Bractéolas simples o divididas. Flores, generalmente, masculinas en la periferia de la umbélula y hermafroditas en el centro. Sépalos aparentes, connados, triangulares, verdes. Pétalos espatulados u obovados, emarginados, con un lóbulo terminal incurvado, blancos –amarillos o granate en otras regiones–, homogéneos. Ovario con espínulas en las flores hermafroditas, desnudo en las masculinas; estilopodio poco aparente, estilos más largos que los pétalos en la fructificación, recurvados. Frutos globosos u ovoides, sésiles, cubiertos de espínulas rígidas, rectas, uncinadas –en otras regiones recurvadas o incluso faltan–; mericarpos cilíndricos, sin costillas; vitas 2 o más, a veces poco aparentes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.