Flora Vascular de Andalucía Occidental: Hierbas perennes o anuales, o matas. Hojas simples, alternas y opuestas, percioladas o sentadas, sin estípulas. Flores pentámeras, rara vez tetrámeras, más o menos marcadamente zigomorfas, en inflorescencias racemosas, o cimosas, rara vez solitarias, bracteadas o ebracteadas. Corola con pétalos soldados en un tubo más o menos largo, frecuentemente bilabiada, a veces con una gibosidad o un espolón basal. Androceo frecuentemente con 4 estambres, didínamo, a veces con 5 ó 2 (-3)estambres, insertos en la corola alternando con sus lóbulos. Ovario súpero, bicarpelar, bilocular, generalmente con numerosos primordios seminales con placentación axial. Estilo solitario. Fruto capsular.

 

Flora Iberica: Hierbas perennes, bienales o anuales, rara vez subarbustos o –en otras latitudes– arbustos, pequeños árboles o lianas, en ocasiones plantas hemiparásitas u holoparásitas, en este caso con haustorios implantados en la raíz del hospedante. Tallos de sección circular o cuadrangular. Hojas de ordinario bien desarrolladas, muy raramente reducidas a escamas carnosas, simples, alternas u opuestas, por excepción verticiladas o en roseta, de enteras a pinnatisectas o palmatisectas, pinnatinervias o, en ocasiones, palmatinervias, pecioladas o sésiles, sin estípulas. Inflorescencia de ordinario racemosa, bracteada, en ocasiones con inflorescencias parciales cimosas o con flores solitarias y axilares. Flores hermafroditas, de subactinomorfas a netamente zigomorfas, pentámeras, por excepción tetrámeras u octómeras, de netamente pediceladas a sésiles, a veces bracteoladas. Cáliz gamosépalo, con (4)5(8) sépalos, regular o, con menor frecuencia, ± bilabiado, persistente, a veces acrescente. Corola gamopétala, con (4)5(8) pétalos, con un tubo ± largo, por lo común bilabiada –en ocasiones personada–, subbilabiada o a veces rotácea, excepcionalmente ± campanulada; base del tubo en general regular, en ocasiones prolongado en la parte anterior (abaxial) en una giba o espolón; garganta abierta o a veces ± cerrada por una convexidad (paladar) del labio inferior (corola personada). Androceo con 2-8 estambres, por lo común 4, a menudo ± didínamo, a veces con un quinto estambre reducido a un estaminodio ± desarrollado, con menor frecuencia 5, ó 2 –por atrofia de los anteriores (abaxiales)–, soldados al tubo de la corola, alternipétalos, exertos o inclusos; filamentos glabros, ± pelosos o papilosos; anteras ditecas, por excepción monotecas, a veces conniventes o concrescentes, mediifijas, de ordinario dehiscentes por hendiduras longitudinales, mucronadas o no, glabras o pelosas; granos de polen en general tricolporados o tricolpados. Gineceo bicarpelar, de ordinario sincárpico, a veces con carpelos desiguales; ovario súpero, bilocular con las cavidades alineadas según el plano medio, con placentación axial, por excepción unilocular y con plancentación parietal; primordios seminales anátropos, hemianátropos o campilótropos, numerosos, raramente solo 2 en cada lóculo; estilo único, raramente bífido o trífido, filiforme, terminal, a veces persistente en parte; estigma por lo general entero, de forma variada, o a veces ± bilobulado. Fruto de ordinario en cápsula, con dehiscencia foraminal, septicida, loculicida –en ocasiones septicida y loculicida a la vez–, raramente con algún lóculo indehiscente, por excepción ligeramente carnosa y tardíamente dehiscente. Semillas de angulosas a redondeadas, de planas a elipsoides o cilíndricas, lisas o con ornamentación variada, con o sin alas o crestas, por excepción con eleosoma.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.