Flora Iberica: Anuales o perennes, postradas o ascendentes. Hojas opuestas o alternas, generalmente pecioladas y heteromorfas, sin estípulas. Flores solitarias axilares. Perianto de 5 tépalos, soldados en tubo corto, obcónico, con lóbulos triangulares, patentes, de márgenes membranáceos, corniculados subapicalmente en el dorso. Estambres de 5 a numerosos, insertos en la garganta del perianto, libres o solda-dos en la base formando un anillo. Ovario súpero, con 2-5 lóculos; rudimentos seminales numerosos en cada lóculo, de placentación axilar; estilos linear-clavi­formes, estigmatíferos por su cara interna. Pixidio con 2-5 lóculos, membraná­ceo. Semillas numerosas, redondeado-subreniformes, de hilo saliente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.