Es una señal universal de dificultad respiratoria indicadora de que una persona se asfixia y no puede hablar, realizada agarrándose la garganta con los dedos índice y pulgar, atrayendo así la atención de las personas próximas (H. J. Heimlich, médico norteamericano, n. 1920).