Med.

La prueba ortopédica empleada para determinar la laxitud del ligamento cruzado posterior de la rodilla. El paciente se sitúa con las caderas a 45o y las rodillas flexionadas a 90o, mientras que le explorador estabiliza el pie y empuja la tibia hacia atrás. También, con ambas caderas y rodillas flexionadas a 90o, se mantienen los talones juntos y se observan las rodillas comparando la curvatura posterior relativa de la tibia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.