Se aplica, en electroencefalografía y electromiografía, a la ausencia de actividad eléctrica susceptible de medición en los tejidos.