Del gr. σύμβίωσις, de σύν, con, y βίωσις, f. Biol. Bot.

Relación de ayuda mutua que se establece entre dos personas o entidades, especialmente cuando trabajan o realizan algo en común. En biología, dícese de la relación entre individuos de diferentes especies (simbionte); el término se suele restringir a interrelación en las que los dos organismos se benefician (cooperación, mutualismo), pero puede utilizarse para cualquier tipo de asociación estrecha, como el comensalismo. Muchas simbiosis son obligatorias, es decir, que los practicantes de ella no sobrevivirían sin la interacción; por ejemplo, un liquen es una relación simbiótica obligaroria entre un alga o una bacteria azul-verde y un hongo. En un sentido prístino, vida en común de dos o más persona. En botánica, se restringe a la vida en común de dos plantas distintas o de una planta y un animal, establecida de manera regular y con beneficio mutuo de los participantes. A partir del parasitismo, en el que el beneficio está totalmente a favor del invasor y en contra del hospedante, hasta la igualdad teórica más equilibrada entre los beneficios recíprocos de los simbiontes, existe la posibilidad de toda una serie de gradaciones que enlaza ambos extremos. Si, como consecuencia de la vida en común, llega a formarse una simbiosis en que la compenetración alcanza al tal punto que se constituye una unidad perfecta, tanto morfológica como fisiológicamente considerada, recibe el nombre de consorcio. Por el contrario, el mismo De Bary (a quien debemos el término de simbiosis: Die Erscheinigungen d. Symb., 1879), habida cuenta de las dificultades que se oponen a la perfecta delimitación de los diversos grados de simbiosis, incluyó entre éstas el parasitismo, como simbiosis antagónica, y llamó simbiosis mutualista a la simbiosis propiamente dicha. Frank ha llamado también simbiosis disyuntiva (en al. disjunkte Symb.) aquella en que los productos metabólicos de uno de los simbiotas impiden, o por lo menos entorpecen, el desarrollo del otro, de forma que la asociación de ambos no es viable, sino disolvente. Cuando, por el contrario, dichos productos u otras circunstancias benefician a ambos asociados, que pueden considerarse alelótrofos, la simbiosis se llamará conjuntiva, porque ya no disuelve o separa, sino que consolida (antagonismo, comensalismo, metabiosis, mutualismo, pseudosimbiosis).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.