Med.

La pérdida de la capacidad para percibir estímulos dolorosos y térmicos, a la vez que se conservan el sentido del tacto y de la discriminación táctil y el sentido de la posición.