Med.

Se aplica a cualquiera de los diversos síndromes que se asocian a un aumento de la viscosidad de la sangre. Uno de los tipos se debe a la hiperviscosidad sérica y se caracteriza por hemorragias espontáneas con trastornos neurológicos y oculares; otro tipo presenta policitemia, con retraso del flujo sanguíneo, congestión de los órganos, reducción de la perfusión capilar y aumento del trabajo cardíaco; un tercer grupo engloba las afecciones en las que existe una alteración de la deformabilidad de los eritrocitos, como la anemia falciforme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.