Med.

El proceso que se caracteriza por apatía, abandono, sumisión y falta de iniciativa; la persona que lo padece se puede resistir a abandonar el hospital, incluso cuando el ambiente sea poco adecuado, porque le es familiar y previsible.