Es un trastorno congénito del tejido conjuntivo, que puede ser autosómico dominante o recesivo, caracterizado por braquicefalia, dedos cortos, baja estatura con pecho ancho y musculatura fuerte, reducción de la movilidad articular y diversas alteraciones oculares (Georges Weill, ofatalmólogo francés, 1866-1952).