Es un término utilizado en un sistema de clasificación antiguo, que designaba un síndrome mental orgánico, caracterizado por la presencia de un trastorno del humor maniacodepresivo provocado por un factor orgánico específico y no asociado a delirio. Dichos procesos se clasifican actualmente como trastornos del humor inducidos por sustancias y trastornos del humor debidos a una enfermedad general.