Med.

Se dice del síntoma, como el shock, que puede no aparecer hasta después de hacerlo la causa que lo provoca.