Med.

Se aplica a las alteraciones fisiológicas desagradables, en ocasiones con peligro para la vida, que se producen al retirar algunos fármacos después de su uso prolongado y habitual. Los efectos se pueden producir tras usar un opioide, antipsicótico, estimulante, hipnótico sedante, alcohol, corticoides u otra sustancia a la que la persona se ha hecho adicta fisiológicamente o psicológicamente. Se pude emplear otro tratamiento farmacológico para aliviar los síntomas de la abstinencia; también se pueden tratar estos síntomas mediante un protocolo definido de ajuste a la baja de la dosis de la droga a lo largo del tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.