También se llama síndrome mielodisplásico. Es un tipo de cáncer en el que la médula ósea no produce suficientes células sanguíneas sanas (glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas), y hay células anormales en la sangre o la médula ósea. Cuando hay menos células sanguíneas sanas, se pueden presentar infecciones, anemia y sangrado. A veces, el SMD se convierte en leucemia mieloide aguda (LMA).