Flora Vascular de Andalucía Occidental: Hierbas anuales o perennes, rara vez matas, arbustos o pequeños árboles. Hojas alternas, pecioladas, simples, sin estípulas. Flores pentámeras, actinomorfas, rara vez zigomorfas, hermafroditas, solitarias o en inflorescencias cimosas ebracteadas. Cáliz con lóbulos soldados más o menos largamente, persistente, generalmente acrescente y protegiendo al fruto maduro. Corola rotácea, infundibuliforme o hipocrateriforme, gamopétala, actinomorfa,rara vez zigomorfa. Androceo con 5 estambres libres, rara vez monadelfos, epipétalos, alternando con los lóbulos de la corola. Ovario súpero, bilocular, con varios primordios seminales por cavidad, con 1 estilo, estigma capitado o bilobado. Fruto baya o cápsula.

 

Flora Iberica: Hierbas anuales o perennes, arbustos o pequeños árboles, inermes o espinosos. Tallos de sección circular y foliosos, o bien acaules. Hojas simples, con menos frecuencia compuestas, alternas, esparcidas, solitarias, a veces anisogeminadas, fasciculadas, o rara vez verticiladas, en general pecioladas, más rara vez sésiles, sin estípulas. Inflorescencia cimosa, terminal, axilar, extraaxilar, con frecuencia reducida a una sola flor. Flores actinomorfas, a veces zigomorfas, hermafroditas, rara vez funcionalmente unisexuales –plantas andromonoicas o dioicas–, pentámeras, diclamídeas, hipoginas, bracteadas o ebracteadas, pediceladas o sésiles. Cáliz gamosépalo, con (4)5(6) sépalos, persistente y frecuentemente acrescente. Corola gamopétala, con (4)5(8) pétalos, rotácea, estrellada, infundibuliforme, hipocrateriforme, urceolada o tubular –a veces bilabiada en especies extraibéricas–. Androceo haplostémono, con 5(8) estambres –rara vez 2 ó 4 en especies extraibéricas– soldados al tubo de la corola, alternipétalos, exertos o inclusos; filamentos, a veces, unidos por un anillo membranáceo; anteras en general ditecas y tetrasporangiadas, libres, conniventes o más rara vez soldadas, mediifijas o basifijas, con dehiscencia longitudinal o poricida que con frecuencia continúa longitudinalmente hacia la base. Gineceo con 2(3-5) carpelos –rara vez 1 ó 4 en especies extraibéricas–, orientado oblicuamente con respecto al plano medio de la flor, sincárpico; ovario súpero con 2 (a veces más por la formación de tabiques falsos) lóculos, con placentación axial; rudimentos seminales anátropos, hemianátropos, o campilotrópos, en general numerosos; estilo simple; estigma entero o bilobado. Fruto en baya o cápsula. Semillas, generalmente numerosas, con embrión recto, curvado, o enrollado, con endosperma, por excepción con eleosoma.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.