Med.

Los sonidos anómalos semejantes a los que producen los animales, como el ladrido, emitidos de forma involuntaria; puede ser un signo clínico del síndrome de Gilles de la Tourette.