Med.

Se aplica al tipo de bacteria que causa una infección que no responde a los antibióticos comunes, como la meticilina, la amoxicilina y la penicilina. La mayoría de las infecciones por Staphylococcus aureus resistente a la meticilina se producen en la piel y son leves. Sin embargo, a veces son graves o potencialmente mortales, y difíciles de tratar. Las infecciones por Staphylococcus aureus resistente a la meticilina se suelen presentar en personas con sistemas inmunitarios debilitados que acuden a hospitales, hogares de ancianos u otros centros de atención médica. También se presentan en personas sanas que tienen contacto directo de su piel con la piel de otras personas; por ejemplo, los cuidadores de niños, los atletas de equipos y las personas que viven en condiciones de hacinamiento: también se llama SARM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.