Se aplica a los ambientes bajo la nieve, en los que la nieve aísla contra una temperatura atmosférica más fría.