Del gr. θαλασσα, adj. Bot.

En botánica, así calificó Delpino a los vegetales cuyas semillas pueden ser dispersadas por el mar, a veces hasta largas distancias.