Del gr. thêkê, f. Bot.

Cubierta protectora de un organismo o de un órgano. En botánica, cada una de las dos mitades de la antera completa con cuatro sacos polínicos en total, compuestas de dos sacos polínicos que, por desaparecer el tabique divisorio que los separa, llegando a la madurez forman una sola cavidad polinífera. Ver monoteco y diteco. Esporangio de los musgos. Ver asco. Cada una de las dos piezas silíceas que forman la cubierta de la célula de una diatomea, comparables a ta lapa y al fondo de una caja de cartón. Se distingue la valva y la pleura. Ver epiteca y hipoteca. Caparazón entero de peridiniácea, formado por un número variable de piezas y dividido por el cíngulo o surco ecuatorial en dos mitades, epiteca e hipoteca. Compara placa. Envoltura separada del protoplasto, en diversos fitoflagelados, a modo de vaso o copa, en cuyo fondo se implanta la célula por una reducida superficie, como en Dinobryon y Ascoglena. También se ha usado para designar la cubierta completa de un bacilariófitos.

Aprende otras palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.