Es una modificación del test de Rorschach en la que se utilizan muchos más dibujos de manchas de tinta, al sujeto se le permite sólo una respuesta para cada diseño y la puntuación es predominantemente más objetiva que subjetiva.