f.

Cambios geológicos de posición de las placas rocosas de la corteza terrestre con respecto a las capas situadas por debajo de ellas. Esta teoría explica los cambios de posición de los continentes en el transcurso del tiempo geológico, la formación de las cordilleras montañosas y los modelos de formación de los archipiélagos de islas volcánicas.