Bot.

En botánica, dícese de cualquier tejido de los que se han desarrollado por completo y ha perdido su carácter embrional o meristemático; por consiguiente, con las células ya incapaces de crecer y de multiplicarse. Si proceden de un meristema primario, se llaman tejidos adultos primarios; si se han formado a expensas de un meristema secundario, se designa con el nombre de tejidos adultos secundarios. Por la forma de las células integrantes de los tejidos adultos , Strasburger los divide en dos grandes grupos: parenquimático y prosenquimático, que constituyen respectivamente el parénquima y el prosénquima, según que sus elementos sean aproximadamente isodiamétrico o más o menos alargado. Por la función que desempeñan, los tejidos adultos pueden agruparse en cuatro sistemas principales: tejidos superficiales, mecánico y conductor, y, en grupo aparte, los que equivalen al tejido fundamental o parenquimático. Los tejidos o células secretores constituyen una categoría especial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.