El trastorno congénito o adquirido en el que los vasos linfáticos se obstruyen y dilatan, produciendo un linfangioma.