Del lat. temperamentum, m. Biol. Med. y Psicol. Mús.

El carácter o manera de ser de una persona: se aplica al carácter fuerte, enérgico, firme y vivo de una persona. En biología, la constitución particular de cada individuo, que resulta del predominio fisiológico de un sistema orgánico. En medicina y psicología, el aspecto emocional de la personalidad, como la jovialidad, la melancolía, la tensión y la excitabilidad. Antiguamente, proporción relativa de los diferentes humores del cuerpo humano. La actual concepción del temperamento, sin prescindir de las influencias biológicas, da más importancia a las cualidades psíquicas estables. En música, la ligera modificación que se hace en los sonidos rigurosamente exactos de ciertos instrumentos al templarlos, para que se puedan acomodar a la práctica del arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.