Se aplica a la tendencia de una persona enferma a recaer o volver al hospital.