Med. y Psicol.

La tendencia a adjudicar los resultados positivos del rendimiento a factores internos como la capacidad y el esfuerzo propios, y los resultados negativos a factores externos, como la suerte y el tiempo atmosférico, con el fin de preservar la autoestima. Ver también modelo funcional de atribución.