Del lat. tendo. m. Zool. Anat.

En zoología, cada uno de los órganos formados por tejido fibroso, en los que las fibras están dispuestas en haces paralelos entre sí. Son de color blanco y brillante, muy resistentes a la tracción y tienen la forma de cordones, a veces cilíndricos y con más frecuencia aplastados, que por lo común unen los músculos a los huesos. En anatomía, banda de tejido blanco que une un músculo con un hueso. Está compuesto sobre todo por numerosos fascículos de fibras paralelas de colágeno que le confieren fuerza mecánica y un poco de elastina que le confiere algo de elasticidad. Soportan muy bien fuerzas tensoras y aguantan unos 50-100 newtons/mm2. Resisten las fuerzas de cizallamiento con menor eficacia y ofrecen escasa resistencia a las fuerzas compresoras. Contribuyen a que la acción de los músculos sea eficaz concentrando le tracción del músculo sobre un área pequeña del hueso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.