Es un método que se usa para prevenir el cierre de la vagina (la vía del parto) después de la radioterapia dirigida a la pelvis. La paciente pone un dilatador (dispositivo semejante a un tubo) en la vagina recubierto con una sustancia aceitosa o resbaladiza.