Se aplica al tratamiento que se administra cuando tanto el primer tratamiento (terapia de primera línea) como el tratamiento siguiente (terapia de segunda línea) no funcionan o dejan de funcionar.