El tipo de terapia familiar dirigida a comprender y tratar a uno o a ambos miembros de la pareja en el contexto de una relación deteriorada, pero no necesariamente tratando la propia relación en sí misma.