El tratamiento que impide o hace más lento el crecimiento de células productoras de sangre en la médula ósea. Las terapias mielodepresoras, como la quimioterapia y la radioterapia, destruyen células normales y células cancerosas en la médula ósea. Esto disminuye el número de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas en la sangre y médula ósea. La terapia mielodepresora se puede administrar antes de un trasplante de médula ósea o de células madre, y también se utiliza para tratar ciertas afecciones de la sangre, como la policitemia vera (una enfermedad en la que hay demasiados glóbulos rojos en la médula ósea y sangre).