El enfoque psicoterapéutico en el que el psicoterapeuta se inhibe de dar consejos o interpretaciones mientras ayuda al cliente a identificar conflictos y a clarificar y entender sus sentimiento y valores.