Se aplica a las anomalías congénitas que reflejan efectos tóxicos de los fármacos sobre el feto en desarrollo.