Med.

Se aplica a la expulsión de la placenta, de las membranas y de una pequeña cantidad de líquido amniótico y sangre, que tiene lugar entre 5 y 30 minutos después de la expulsión del feto.