El tiempo necesario para que la sangre circule desde un punto del organismo a otro. Se puede valorar inyectando un colorante marcado o un radioisótopo en una vena, midiendo el tiempo que tarda en aparecer en la arteria en la misma zona de introducción. El tiempo resultante ayuda a determinar problemas relacionados con posible insuficiencia cardíaca y disminución del gasto cardíaco.