Med.

El intervalo de tiempo entre la administración de un fármaco y la manifestación del efecto.