Se aplica, en tomografía computarizada, al período entre el final del período de exposición al escáner en una tomografía computarizada y la aparición de la imagen.