Fís.

En un auditorio, el tiempo que ha de transcurrir para que el sonido se reduzca en una proporción determinada.