El tiempo requerido para que la sangre deje fluir de una herida minúscula.