Del lat. tempus, m. Fís. Filos. Gram.

Duración de las cosas sujetas a mudanza. Se aplica a cada parte en que se divide la acción de una cosa. En física, concepto intuitivo ligado a la noción de movimiento, en base al cual pueden ordenarse el suceso en pasado, presente y futuro (tiempo físico). La física clásica postula la existencia de un tiempo absoluto que fluye uniformemente, sin relación con ningún objeto exterior. De ello se deduce además el carácter absoluto de los conceptos de simultaneidad, pasado, futuro, duración de intervalo, etc. La crítica relativista al concepto de tiempo absoluto ha demostrado la imposibilidad de su existencia y ha sustituido este concepto por el de tiempo relativo al observador. De este modo es imposible establecer una única escala de tiempo, sino que cada sistema de referencia tiene la suya. La filosofía griega intuyó la distinción entre lo intemporal, ligado al ser, y lo temporal, ligado al devenir. Pero el estudio a fondo del tiempo corresponde a los filósofos temporalistas de los ss. XIX y XX, esp., Bergson y Heidegger, con el precedente de Kant, que ya encuadra el conocimiento dentro del sistema espacio-tiempo. En gramática, se aplica a cada división de la conjugación correspondiente al instante o al período en que se ejecuta o sucede lo significado por el verbo (tiempo gramatical).

Aprende otras palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.