El cáncer se diseminó hasta los órganos cercanos al pecho, como el pulmón, la bolsa que rodea el corazón o los vasos sanguíneos principales que transportan la sangre hasta el corazón.